5 mar. 2017

Por qué el mundo entero

Un veterano de la guerra de Las Malvinas me regaló esto en el tren.

Un domingo a la tarde, volviendo a casa en el subte, me crucé con una familia extranjera que fue observada con cierta "sorpresa" por la gente que nos rodeaba en la estación.

No hablaban inglés ni portugués y estaba segurísima de que venían de África.
Si supieran la admiración y el aprecio que le tengo a su continente y a su cultura se hubiesen dado vuelta para ver la sonrisa que se me escapó al escucharlos hablar.
Las personas que estaban a nuestro alrededor no los miraron de la misma forma en que lo hice yo. Tal vez fue así porque se creyeron el cuento de que no somos lo mismo.

Cuando escribo sobre la sociedad, casi siempre lo hago pensando en el mundo entero y no sólo en las personas de mi país. Creo que reducir todo a lo nacional es ser egoísta y caer en el desconocimiento de nuestra verdadera esencia. El nacionalismo no es sinónimo de industria local y tampoco significa solo apoyar su desarrollo.
Ser nacionalista es encerrarse dentro de cuatro límites y por ende es rechazar a la humanidad entera.

En el continente donde vivo no somos todos iguales y a pesar de ser conscientes de ciertas diferencias (culturales, económicas, étnicas), construimos más barreras y límites para separarnos y desconocernos un poquito más, supongo.
Pero... ¿por qué tanto rechazo? ¿Por qué queremos distanciarnos de esa forma cuando en realidad tan distintos no somos?

Somos lo mismo pero desiguales.
Humanidad única, sociedades distintas.
Del mismo molde pero con apariencias, culturas y clases diferentes.

Lo que nos separa de nuestra condición humana para que no seamos del todo homogéneos es la cultura y la clase social. Todo lo demás son construcciones sociales inventadas por nosotros mismos: los muros, los límites, las barreras, los espacios, las nacionalidades.

El nacionalismo es rechazar a la humanidad toda.

El mundo es uno solo, somos habitantes de una misma tierra dividida por distancias, kilómetros, aguas, climas, geografías, idiomas.

La familia "negra" que conocí aquel domingo por la tarde en la estación de subte no eran muy distintos a mí ni tampoco a esa gente que los miró mal. Eran personas.... al igual que todos.

Porque al fin y al cabo la humanidad es una sola.
Y a esto me refiero cuando hablo del mundo entero.

7 comentarios:

  1. Hola Aylu!
    Es un tema muy fuerte y me pasó algo similar una vez en la que estaba viajando en bondi y subió una señora con un hijab. Todo el mundo se puso re mal, re histerica y no se, flasheaban que en cualquier momento iba a hacer explotar algo.
    Es muy turbio como la gente es capaz de hacer sentir mal a alguien que tiene los mismos derechos humanos que todos y que solo se diferencia en la religión que practican, que también es su cultura.
    Hace unas semanas me copé con una serie llamada Skam donde uno de los personajes es musulmán y en una discusión ella dice que el odio no sale de la religión sino que sale del miedo. Y nunca oí nada más cierto que eso. El miedo es eso que nos hace hacer cosas increíbles como salvarle la vida a alguien o cosas horribles, como poner una bomba por miedo y tener que soportar que todo el mundo te crea terrorista solo por creen el Alá, que dice que todos son iguales (cómo toda religión)

    El mundo sería mucho mejor si la gente no discriminara o rechazara a los demás por raza, color o religión.

    Un beso y como siempre tus post son geniales!

    ResponderEliminar
  2. Hola Aylu!
    Yo creo que cada país tiene lo suyo, su idioma, su cultura, su geografía, y son esas diferencias lo que hacen al ser humano tan rico e increíble. Tenemos que dejar de tener miedo a lo que es diferente y aprender a darnos cuenta de que si miramos más allá de la superficie vamos a encontrar en todos lados lo mismo. Personas.
    Saludos, Cati

    ResponderEliminar
  3. Hola! Creo que una cosa es lo cultural y otra lo económico. Un modelo protector del estado genera más puestos de trabajo y menos desocupación, por ende, menos pobreza. Cultural, es otra cosa, las barreras existen pero se desdibujan.
    En cuanto a la discriminación frente a lo que no es habitual... Me remito a las palabras de Dumbledore "Es a lo desconocido a lo que tememos cuando miramos a la oscuridad y la muerte". Eso es todo. No creo que nadie lo haya hecho con maldad, sino con curiosidad o extrañeza. Una extrañeza que también compartiste, porque el hecho significó algo para vos. Si no te hubiera resultado extraño o diferente, probablemente hubiera pasado sin pena ni gloria.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Protección del estado tampoco significa nacionalismo. Y de hecho, las políticas nacionalistas no son las únicas generadoras de empleo y sí están arraigadas a lo cultural por su sentimiento de "Patria". La economía no está separada de lo cultural, ojo. Nuestro sistema económico no está flotando en el aire.

      Hubo sorpresa y extrañeza, sí. Sin embargo mi extrañeza se volcó hacia quienes consideraron "diferentes" a la familia extranjera. Yo analicé eso. Y por supuesto, lo desconocido lleva a temer, no lo dice solo Dumbledore sino también la Antropología.
      No está de más agregar, que en la calle, mucha gente sí mira mal a los inmigrantes (o viceversa).

      Mi reflexión apunta a afirmar que la humanidad es una sola y utilicé aquel ejemplo del subte para explicarlo.

      Eliminar
  4. ¡Hola Aylu! Tremenda entrada. Literal que no sé que decir porque no se me prende una chispa de logica en mi cabeza ahora mismo pero sólo sé que te doy la razón y que pienso lo mismo. La sociedad es bastante cruel y prejuiciosa, pero bueno.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola Aylu! Me pasó muchas veces de estar en situaciones como las que mencionas, y la verdad es que estoy de acuerdo en todo lo que explicas al final de la entrada. Es la triste realidad, y que no pasa solamente con estas cosas si no con muchísimas otras.
    No pierdo las esperanzas que las cosas mejoren en un futuro.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola Aylu! Coincido completamente con cada palabra de esta entrada. Lamentablemente la Xenofobia se está haciendo muy común y me parece algo bastante estúpido, personalmente amo cuando hay extranjeros en Argentina y, siempre que me preguntan algo, siempre respondo de buena manera (ya que si yo estuviera en su situación, me gustaría que me trataran de igual manera).
    Tu entrada no solo está hablando sobre la xenofobia, también está hablando (o al menos es a mi parecer) del racismo. Otra cosa que me parece de lo más estúpida, todavía no puedo creer que haya gente racista en este mundo, después de todo lo que pasó la humanidad. Pff es un tema bastante largo y podría quedarme toda la vida dando mi opinión sobre esto lol
    Ojalá que la humanidad mejore, aunque sea poco a poco. Ojalá se pueda dejar la xenofobia y el racismo, entre otras cosas, de lado y que sepamos aceptarnos unos a otro. Como vos decís, somos todas personas y la humanidad es una sola.

    Muy buena entrada <3
    ¡Besos!

    ResponderEliminar