23 abr. 2016

Comunicación: El silencio que nos invade

Sentados en el sillón, observando la pantalla que refleja el nuevo programa de chimentos o el canal de noticias que relata brevemente lo que ocurrió durante el día para que estemos informados; todo eso sin mover los labios, pero asintiendo con la cabeza, comportándonos así en receptores pasivos de los que tantos especialistas se preocuparon en refutar dentro del ámbito de la comunicación.

No movemos los labios, no articulamos con la boca, no pronunciamos palabras. Nos gusta ver y escuchar cómo hablan por nosotros y cómo se dedican a pensar en nuestro lugar. Queremos vernos representados ahí o, por lo menos, ellos intentan que dejemos que nos representen, que hablen por nosotros.


Estamos callados cuando nos sentamos en la computadora y cuando agarramos el celular, cuando revisamos y actualizamos nuestras redes sociales. El único sonido que se registra es el teclear del teclado de ambos aparatos, el único movimiento a simple vista es el de los dedos de la mano que escriben en el teclado y el de los ojos deslizándose para la lectura. Así mandamos mensajes y whatsapps. Así publicamos estados en facebook y así tuiteamos en twitter: en silencio.

Una comunicación silenciosa. Una situación comunicativa distinta que nos hace sentir cómodos.
Cada día estamos más lejos de la antigua retórica y de la simple comunicación escrita de décadas anteriores. No me refiero al silencio de la lectura individual, ni al silencio que realizamos al escribir una carta. Es un silencio posmoderno que ocurre solo cuando las sociedades caen en el vicio de las nuevas tecnologías.



Individuos mudos, televisiones a todo volumen, representaciones y representantes que no se callan para mantenernos callados.
A veces sucede que una pequeña masa rompe el silencio y se manifiesta en la calle. Pero nadie los escucha porque los demás eligen taparse la boca. Solo cuando una sociedad suelte el teléfono, apague la computadora y el televisor, el silencio se va a escuchar como nunca; y así, nadie ni nada va a poder silenciar a los individuos que se dieron cuenta de que podían hablar por sí solos.

4 comentarios:

  1. Tu reflexión me hizo acordar mucho a lo que decían unos hombres llamados Adorno y Hockheimer; ellos pensaban, si mal no recuerdo, que la denominada "industria cultural", representada por los medios masivos de comunicación, en realidad alienaban sistemáticamente a los seres humanos. Este debate -que tuvo lugar más en la década de los '60- hace rato que lo venimos arrastrando y padeciendo en carne propia: la telecomunicación nos comunica y nos incomunica, y bajo todo el ruido de la ciudad se prolonga un silencio que dice mucho más de lo que nosotros podamos expresar.

    Me has dejado mucho en qué pensar y en cómo nosotros, en un mundo donde la tecnología está un paso adelante de nuestra propia humanidad, callamos lo que no debemos callar. Como siempre, Aylu, un enormísimo placer leerte.

    ResponderEliminar
  2. Tus palabras me llevaron directo al corto de concientizacion que protagonizaron padre e hijo Francella. Esta apuntado a los celulares pero es muy sencillo extrapolarlo hacía los demas aparatos técnologicos que nos rodean.
    Somos una sociedad consumista, nuestros gustos estan estipulados, nuestro pensamiento condicionado, y por más que luchemos contra él siempre en algo nos va a ganar. Pero si no hacemos nada permitimos que la marea nos lleve y perdemos la poca identidad que podiamos tener.
    En esta era que domina la técnologia decirle: hasta acá llegas; no es fácil pero mucho menos imposible. Siempre que uno se revele, que elija otro camino, genera una onda / una variación que aquel que este en un estado "secible" va a ser capaz de captar y si lo siente sumarse a esta nueva dirección.
    Tu ultima oración me hizo acordar a Blade Runner, en donde la tierra es silenciosa porque pocos humanos la habitan y por ende pocos conectan sus televisores. Lo que domina los espacios es el silencio (no digo mas por si no la leiste).

    Fue una buena observación.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta la forma en la que escribis,y tu reflexiones acerca delsilencio. Este texto es tan cierto y cotidiano, pero a la vez no nos ponemos a pensar aunque sea un minuto en esto. Me encantó.
    Saludos

    http://obsesionliterariareal.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Tienes mucho razón, nunca me lo había puesto a cuestionar anteriormente. Sin querer nos estamos volviendo demasiado influenciados por la televisión, los medios, la computadora, hasta llegando al punto en el que no hablamos. Existe sin querer una incomunicación entre nosotros que tratamos de tapar con todos estos medios que nos invaden, que nos hacen creer que nos estamos comunicando.
    Saludos, me gustó mucho tu reflexión.
    Nos leemos pronto :)

    ResponderEliminar