8 jul. 2015

Crónicas universitarias: Época de parciales

La foto tiene un efecto, pero a ver si descubren dónde está la mancha de café...

Los días entusiastas de cursada comienzan a tornarse tensos, las fechas asignadas de los primeros parciales cada vez están más cerca y llegó la hora de ponerse a prueba.

Hoy en Crónicas Universitarias vamos a hablar sobre la peor y más temida faceta de la universidad: los parciales. Esos seres oscuros que dan miedo, que producen estrés, cansancio, sueño, inseguridad, nervios, ansiedad y caos.

Llegó la hora de poner a prueba todos tus conocimientos sobre las materias y estás solo/a, ¿querías ser independiente? Jamás lo vas a ser tanto como en la universidad.
Todo comienza con ciertas expectativas: buenas o malas, depende de qué tanto te guste la materia o qué tan bien te caigan los profesores; también si entendés los contenidos o no... todo está en juego. Hay que leer mucho, resaltar lo más importante, resumir, resumir y... hacer trabajos prácticos, para variar. También hay que releer los apuntes en clase a ver si cachás algo o si en realidad ese es el tema central de todo el choclo de texto que había que leer. Ay pero dios mio, ¿qué es esto?

Recuerdo de una noche de estudio duro. No le den bola al corazoncito que está por ahí en mi agenda.

Cuando se comienza la vida universitaria, todo es lo más. Ya no más colegio, ya no más esto ni lo otro que tanto no nos gustaba. Ahora sos "grande" y te independizás. Estudiás lo que te gusta.
Empezás a cursar y todo es divertido: conocés gente copada, gente no muy copada, hacés los trámites necesarios de tu carrera e inscripción en el departamento de alumnos −y te bancás que te atiendan con cara de traste−, hacés apuntes de absolutamente todo lo que habla el profesor −hasta los chistes y refranes−, comprás café con sabor a agua sucia en el bufet −y cuando preguntás si ese tarro es el del azúcar te contestan con sarcasmo y mala onda que no, que es el de sal−, viajás menos o más de una hora para llegar a la facultad −que el tren anda mal o que el bondi no te para o abre la puerta porque está lleno o te vio cara de tarada−, que el café se te vuelca sobre los libros y apuntes −incluso en la remera− cuando estás repasando para el parcial justo 30 minutos antes de rendir; que esa profesora que en un principio te divertía y te calló bien, al final te demostró con sus actitudes que es una forra que no vale la pena; que cuando se acercan los parciales, el ambiente tenso dentro de la facultad es contagioso, y esas caras ojerosas, asustadas, cansadas y tristes te desesperan...
En realidad lo único divertido de la universidad es el primer día, cuando te reís de algún chiste del profesor o cuando te reís con tus compañeros. Después, agarrate Catalina.

Comenzar el primer cuatrimestre cursando solamente tres materias, parece una pavada, claro. Hasta que la época de parciales se acerca y tenés que estudiar. Pero estudiar de verdad, posta, no como en el colegio.
Hay que empezar a organizarse −realmente recomiendo y aconsejo mucho hacer esto, pero bien−, empezar a dormir un poquito menos −y a veces más−, y sobre todo, comenzar a hacer valioso el tiempo. Hay que empezar a tomarse más en serio las cosas y afrontar la realidad: tenés que estudiar un montón y estás hasta las manos.
Lo que yo hacía, para organizarme, era dividir la cantidad de textos para leer por día. Es decir, leía y estudiaba, como mínimo, un texto por día −a veces dos o tres−, y así llegué a estudiar todo para las tres materias.
Otra cosa importantísima a saber, es que todos debemos descubrir y usar nuestra técnica de estudio ideal. Muchos lo que hacen es solo resaltar lo más importante de los textos y estudiar de ahí, otros los resumen, otros hacen cuadros y redes conceptuales, otro no hacen un pepino, peo todos se las ingenian de alguna u otra forma para que esa enorme e infinita cantidad de información les quede acumulada en el coco. Vos buscá la tuya, nadie tiene la misma técnica porque nuestros cerebros funcionan distinto.
Yo me pasé la cursada preguntándole a varios compañeros cómo estudiaban, y todos me contestaron algo diferente.
Así que bien, a la hora de comenzar a prepararse para los parciales, hay que tener en cuenta que:

  • Hay que leer todos los días.
  • Organizarse bien.
  • Dormir bien (nunca vayan a rendir sin dormir o con una o dos horas de sueño, yo sé por qué se los digo).
  • Estudiar, pero en serio.
  • No dejarse estar.
  • Tomar buenos apuntes en clase. Por lo menos, a mí me sirvieron un montón.
  • Sacarse todas las dudas posibles, ya sea con compañeros del curso o con profesores (si te tocó uno que contesta mal, te compadezco).
  • Sobreponer el estudio sobre tu vida social, ocio y salidas. Olvidate de tu vida anterior.
  • Después de los primeros parciales, no vas a ser la misma persona de antes.
Noche anterior al primer parcial de IPC, intentando memorizar un par de cosas utilizando mi mano (no pregunten por qué). La pomadita del fondo me hacía compañía en el resfrío pedorro que tuve. Ah, y el café siempre presente, claro.

Eso de "si estudiás te va a ir bien" no lo creo mucho; por lo menos a mi no me funcionó en todas las veces. Eso de que te vaya bien no sólo depende de vos y todo lo que hayas estudiado, también depende de cómo te hayas levantado ese día ojalá que no con el pie izquierdo, depende de cuánto hayas dormido recomiendo que lo hagas bien−, de cuán seguro/a y confiado/a estés, de la tranquilidad o nervios que tengas y de los temas que te toquen en el parcial puede que te toque lo que más sabés o lo que menos estudiaste. Lo importante es que te prepares bien, que te organices bien y logres aprenderlo todo. Porque eso que se estudia ahora son las herramientas que la universidad te está dando para que vos te formes como ese profesional que querés ser. Todo lo que se estudia puede ser un bajón, pero yo me lo tomo como un perfeccionamiento y una formación a lo que soy y quiero ser.
No siempre nos va a ir bien en todo. Por ejemplo, a mi me fue muy bien en dos materias y mal en una; pero aunque duela haberse esforzado demasiado para resultados tan escasos, vale la pena seguir resistiendo.
También es un bajón ver cómo algunos compañeros se van y abandonan, todo así a mitad de camino. También es duro ver lo desorientados y perdidos que podemos llegar a estar todos, o la competencia que se puede generar dentro del curso. Es molesto descubrir que en la universidad también hay chupamedias y gente que se copia en los parciales −o se machetea, para entenderlo mejor−.
Es feo tener que cursar con profesores cuyas actitudes son de lo más incorrectas y no se cansan de hacerte sentir mal. Es un bajón conocer gente mala onda o gente fuera de la facultad que te tira chocolates con púas para desanimarte.

"DEJÁ DE ESTUDIAR Y DAME BOLA, NO AGUANTO MÁS".

Sobrevivir a época de parciales fue bastante duro, agotador y estresante. No sólo por todo el esfuerzo que me implicó empezar −y aprender− a estudiar desde cero, sino porque esta época se me combinó con problemas familiares y de salud, que provocaron que terminara casi como Emily Rose.
El caso es, que empezar siempre cuesta. Después con el tiempo le agarrás la mano y te canchereás.
Así como aprendemos a vivir la vida, aprendemos a vivir la universidad y siempre cuesta un poquito al principio, porque es cuando más errores se comete y más veces te chocás contra la pared. Después la vivís esquivando o diciéndole olee, porque ya sabés que la forra está ahí esperando a que tu cara se estrelle contra su cuerpo sólido.

En resumen, esta época, a pesar de que sea la más dura, decepcionante o alegre o bajón, es la que más nos enseña. Un parcial es sinónimo a el momento en que ponés a prueba todos tus conocimientos aprendidos previamente. Por eso siempre hay que aprovechar esa hora y media o dos y dar lo mejor de uno. Dejar todo en la cancha, así como decimos nosotros los argentinos. "Hoy te convertís en héroe", te susurra Mascherano al oído, que está sentado al lado tuyo. "Hoy das todo lo mejor de vos en esos parciales, porque la universidad no es solo para inteligentes, como dicen, es más que nada para resistentes".

En las próximas Crónicas Universitarias seguro te vas a encontrar con...
  • Lo bueno y lo malo de la universidad.
  • Anécdotas bizarras.




No fue un post como pretendía que fuera (quería hacerlo menos en prosa y más como las crónicas anteriores, pero salió lo que salió). No me explayé como suelo hacerlo, por eso voy a pedirles obligarlos a que me cuenten sus experiencias en su primera época de parciales. Apuesto a que más de uno la pasó mal, se puso nervioso/a o no durmió la noche anterior. Espero sus comentarios así nos reímos un rato de nosotros y cumplimos con el objetivo que tiene esta sección, de nutrirse de la interacción recíproca.

20 comentarios:

  1. Holaaaa! Te entiendo perfectamente, me quedan dos finales para dar la semana que viene y no me da mas la vida de tanto tiempo que paso estudiando. lo de olvidarse de la vida anterior es cierto, sino no funciona jajaja. Estoy en mi primer año de universidad y estoy descubriendo técnicas para estudiar que nunca se me habían ocurrido!
    Te puedo asegurar que lo de Masche es verdad. Antes de entrar a un aula a rendir todos sentimos el 'hoy te convertís en héroe' jajaja.
    Buenisima la entrada, un beso enorme! :D

    ResponderEliminar
  2. Hola Aylu. Amo tus crónicas universitarias ♥ Te cuento el primer parcial que rendí (este mes rendí uno nomás, en Septiembre quizá me toque dos). Bueno, a ver..... yo para los cuestionarios que nos iba tomando la profesora por eje o unidad (curso a distancia, no es tan igual a cursar presencial, según entiendo) estudié más o menos, cosas me sabía, otras no.
    Y llegó el día en que me tenía que inscribir a la mesa de examen: tenía 2 fechas: 4 o 24 de Julio. Elegí 4 por ser la primera, y porque me recomendaron que siempre me inscriba a las primeras fechas.
    Bueno, me inscribí- Quedaban dos semanas, así que me puse las pilas y estudié esos 14 días (sin dejar la compu, boludié un poco, no demasiado en la compu, es algo que me cuesta dejar...). Los primeros días de esas 2 semanas me agarraron nervios que hizo que un sábado creo me descompusiera. Mi padrastro dijo que intente calmarme, que todo iba a salir bien. Y conforme iba estudiando, sentía que a veces me quedaban más cosas en la cabeza, otras que esto y lo otro me costaba.
    Llegó el día. Dormí bien, y viajé a Santa Fe lo más relajada que me fue posible. Llegué, la universidad es enormeeee, encontré el aula, a las compañeras que fueron todas re piola y disminuyeron la tortura de la espera. Se hicieron las 8.00 am y entré. Me senté en un banco del fondo, solita, y me dieron la prueba. La fui haciendo, no fue tan dificil, solo un ejercicio me costó, y nada, siempre tranquila, y cuando salí supe que lo había hecho bien y que aprobaría (no me dieron la nota todavía).
    Para mi el primer parcial fue una experiencia maravillosa porque salió todo bien, las compas como dije me trataron de diez y el examen fue sencillo.
    Pero soy consciente de que esto es sólo el comienzo y que se va a ir poniendo cada vez más difícil.
    Espero la próxima crónica. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mile!! jajaa lo del boludeo es tan común en todos... me incluyo, ES INEVITABLE NO BOLUDEAR CUANDO TENÉS QUE ESTUDIAR.
      Gracias Mile por contarnos tu primera experiencia, me alegro mucho que haya sido buena y vos hayas estado tranquila :)
      Besos a vos♥

      Eliminar
  3. Hola Aylu.
    Los famosos y temidos parciales. Yo me encuentro, tal vez, en el ultimo año de la carrera de Contador Publico. No lo se, tal vez me quede alguna materia para el próximo año (Cruzo los dedos para terminar este año).
    Yo el primer año lo lleve bastante bien, regularice todos las materias pero...fui a un par de recuperatorios, y estar ante la ultima oportunidad de regularizar una materia cuando en la escuela siempre me había ido bien no fue de los mas grato, te lo aseguro.
    Dormía bien porque era la única forma de que mi cabecita funcione al cien por cien. Es que si no duermo por lo menos 7 u 8 horas me convierto en zombi, literalmente. Aun así es verdad que hay menos horas de ocio. Recuerdo cuando estaba en la escuela, en la secundaria y me pasaba casi toda la tarde en la computadora (Algo que se termino en cuento comenzaron los parciales).
    Y el primer parcial me temblaba tanto la mano que me costaba escribir, ese examen si que fue terrible. No podía escribir, un desastre. Ahora me rió pero en ese momento la pase un tanto mal.
    Bueno, y ahora me voy porque el viernes tengo un examen final...
    Un beso, nos leemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Guau, ¿ya último año para Contadora Pública? Vos sí que tenés experiencias por contar, me imagino ajaja.
      Te entiendo totalmente, que te vaya bien en colegio y después en la facultad no tan así, es bastante chocante; te lo puedo decir yo, que tengo que recursar una materia.
      Y sí, lo de dormir es muy importante para rendir y sentirse bien, ASÍ QUE YA SABEN TODOS, A DORMIR BIEN EH.
      Gracias por compartir tu experiencia♥ mucha suerte en el final!!

      Eliminar
  4. Hola Aylén :)
    Fíjate que yo por el momento, al menos en los primeros dos semestres, no he sufrido por parciales, ya que sólo he tenido dos o tres y son realmente fáciles. La única vez que sufrí fue cuando el día en el que tendría uno amaneció con una lluvia de lo más fuerte, lo que hizo que el camión que tomo tardara años en pasar, ya iba súper tarde y el parcial lo tenía a primera hora. Me quería morir. Cuando llegué seguía lloviendo así que corrí y llegué toda empapada al aula. Creo que fue un milagro que la profesora me permitiera tomar el examen (porque era de las más estricta). Según yo había estudiado (no lo suficiente, al parecer) pero estaba totalmente en blanco y me fue muy mal :c
    En fin, creo que los parciales ya estarán más presentes en mi vida universitaria a partir del próximo semestre así que espero tomarlos con la seriedad que merecen.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Karla! AAAY NO QUÉ FEO ESO DE LLEGAR TARDE, es lo peor, ojalá nunca le pase a nadie, nunca más. Menos mal que tu profesora te permitió hacerlo a pesar de eso, pero bueno, a todos nos va mal alguna vez, no siempre nos va a ir bien.
      Y vamos que se puede!!
      Gracias por compartir♥

      Eliminar
  5. ¡Hola! Bueno, yo ahora estoy en mi último año de secundaria así que para mí es prácticamente un viva la pepa, jaja. Pero me estoy haciendo una idea de lo que me espera el año próximo –me pongo a pensar en lo que yo creía que iba a ser años atrás y me río– y sinceramente, no quiero que llegue nunca jajaja. Tu crónica me hace empezar desde ya a tenerle miedo a los parciales! Jaja, pero estoy segura de que en un futuro, vas a volver a leer esto y te vas a reír de todo lo que tuviste que "sufrir" por decirlo de alguna manera :)
    Un beso enorme, nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, viva la pepa la secundaria♥ qué bella y fácil que es (yo igual a lo último no la soportaba más jaja). Y no, hay que disfrutar de lo que uno vive en el presente y que llegue cuando llegue. Lo bueno es que ya sabés con qué te vas a encontrar, eso está bueno.
      Y sí, una de las razones por la que escribo Crónicas Universitarias es para reírme de todo lo que pensaba... IMAGINATE QUE YO YA ME ESTOY RIENDO DE LA PRIMER CRÓNICA!! JAJAJAJA QUÉ BOLUDA QUE ERA...

      Eliminar
  6. Me recordaste mis años de universitaria :D
    Yo tenía mucha ilusión por mi carrera y pensaba que como era algo que había escogido, me iba a encantar. Al final, más de lo mismo, buenos y malos profesores, asignaturas que te gustan y otras que odias... Y cuanto más te preparas un examen, más nerviosa te pones xD
    Fueron unos años maravillosos, pero me alegro de haberlos superado :D
    Me quedo por aquí ;)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acá tenemos a otra experimentada, señoras y señores... JAJAJA! Genial lo que contaste, es así, tal cual.

      Eliminar
  7. Hola Aylu! Bueno, claro que me pasó. A ver si recuerdo... Uno de los comentarios cuatrimestrales era: "los profesores se ponen de acuerdo para tomar los segundos parciales en la misma semana". Era increíble, pero todos sabíamos cuando empezábamos, que la época de segundos parciales iba a ser una locura. O sea, teniendo tanto tiempo, todos uno tras otro. Y peor si cursás una materia un viernes a la noche y la otra el sábado a la mañana". No se lo deseo a nadie.

    Por otro lado, he ido a rendir con dos horas nomás, luego de una noche de estudio y mates.

    En uno de esos segundos parciales dije "fue, estudio de mis apuntes", porque no me daba tiempo a leer de nuevo. Gracias a Dios, había tomado apunte hasta del comentario de la profe sobre su vida privada y me fue bien. Así que tomar buenos apuntes es súper importante.

    Todos los años decís "esto no es para mí. Termina el cuatrimestre y dejo" y comprobás que sólo fue un momento de estrés y ahí estás de nuevo al siguiente período, pensando lo mismo.

    Por otro lado, cuando estás estudiando y te caés del sueño decís "me duermo una siesta de una hora y sigo, porque así no me concentro", y cuando te acostás, no dormís porque estás pensando "debería estar estudiando" :S

    Finalmente, un vendedor de una librería dijo una vez "todo a último momento. Esa es la esencia del estudiante" y tiene razón, claro. Uno siempre quería empezar a estudiar y leer desde que la materia empezaba, pero una fuerza sobrenatural lo impedía, y te encontrabas las últimas dos semanas, leyendo, resaltando y resumiendo al mismo tiempo, jaja.

    Un beso Aylu!

    Pao.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pao, muchísimas gracias por tu comentario, es genial.
      Ay sii, eso de los parciales en la misma semana... me pasó con los segundos como dijiste vos, UNA LOCURA. Fue terrible pero bueno, se sobrevive, porque acá estoy jaja.
      Yo fui a rendir con 40min de sueño y otro con 2hs. NUNCA MÁS.
      Y sí, tomar buenos apuntes te salva la vida entera, por eso yo también lo recomiendo mucho, es importante.
      Eso del momento de estrés, cuando querés dejar todo e irte a donde ya sabés dónde, me pasó; les pasa y nos pasa. Es así, es complicado... pero se sigue, se puede.
      Ah, eso que dijiste sobre la siesta y de que no podés dormir por la culpa, me pasó todo el tiempo, JODERRR ahre. Es terrible, uno cuando tiene el tiempo para dormir ya ni puede porque: DEBERÍA ESTAR ESTUDIANDO DEBERÍAAAA.

      Creo que sos sabia. Lean el comentario de Pao, yo me sentí muy identificada JAJAJA
      gracias genia.

      Eliminar
  8. Aylu!

    Menos mal que ya pasaron esos suckers y ahora se nos recompensa con unas vacaciones de más de un mes (Iuuuupi)
    Espero que te haya ido bien en los parciales, aunque estoy segura de que así fue. Con lo que respecta a los mis propias experiencias, no me puedo quejar la verdad. ¡Lo disfrute muchísimo! Y sobreviví a la fatal época de parciales.

    Espero seguir leyendo más de tus Crónicas Universitarias.
    Saludos de una compañera comunicóloga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siii, un mes de vacaciones es la gloria, vos lo sabés ajajaja espero que la uba no te haya matado tanto como a mi (?). Pero sí, me fue más o menos bien, ponele. Dos materias bien, una mal, es así.
      Y NO ME JODAS QUE VOS TAMBIÉN ESTÁS PARA COMUNICACIÓN!! AH NO... YA TE HABLO!!!

      Eliminar
  9. Siempre está el mala onda o el que disfruta viendo como sufrís. Y eso de los chupamedias, no puede ser más cierto... y a uno que jamás le salió ser así, siempre recibe la mala onda de esos profesores que disfrutan de la adulación.
    Si bien la crónica comienza algo pesimista, me gusta el giro positivo que le das y la mención de Masche ♥ jajaja.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja mal, un poco de pesimismo a veces no está mal. Pero soy de las personas que siempre le tienen que ver el lado bueno a todo, así que aguante Masche♥

      Eliminar
  10. Tus crónicas universitarias me encantan y me hacen tener miedo. Yo estoy en el último año de secundaria y leer tus posts me hacen cagarme toda jaja siento que no estoy preparada para tanto. Yo soy malísima para estudiar apenas lo hago en el colegio y siempre de memoria, si horrible, solo espero que cuando vaya a la Uni me ponga las pilas y estudie bien todo. Muchas gracias por estas publicaciones ayudan mucho a los que están por entrar a este nuevo mundo :)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! jaja no te preocupes y no te asustes, yo solo escribo mis vivencias universitarias pero desde mi punto de vista, puede que a vos te vaya distinto y mejor. No a todos nos va igual y no todos vivimos lo mismo (a la mayoría les chupa un huevo la universidad). A mi me importa y me gusta contar lo que vivo por acá, porque siento que la hago conocer y demostrar que no es como nos la muestran en las pelis (ojalá fuera así).
      La universidad es como la vida, así que si vivís, también podés sobrevivir ahí. Además no todas son iguales, así que recién vas a saber cómo te va a ir o si estás preparada cuando vayas, por ahora no hay de qué preocuparse :)
      me gusta contarlo todo desde mi perspectiva y desde una perspectiva realista. Gracias por leer♥♥

      Eliminar