20 nov. 2015

Inspiración: La creatividad nace con lo varieté

Soy partidaria de lo misceláneo y me encanta leer y escribir sobre varios temas. Lo igual y repetitivo siempre me aburrió y creo que por eso siempre fui una chica llena de ideas, propuestas y proyectos. Me encanta probar cosas nuevas y descubrir, explorar y encontrar todo aquello que me rodea. Por eso, la rutina diaria siempre fue destructiva para mí. La homogeneidad me hace mal y me vuelve un ser concreto, formal y aburrido.

Este mural lo encontré en la ciudad de La Rioja, justo al lado del centro cultural, lo que antes fue la escuela secundaria de mi papá.

Cuando entré a la universidad, por un momento sentí que mi creatividad se estaba muriendo y sí, la rutina y el cansancio provocaron que mis ideas, mi imaginación, mi inspiración y mis ganas de escribir se apagaran un poco. De pronto ya no sentía ganas de dibujar, pintar, leer por placer o escribir pensamientos y poemas —de hecho no lo hago hace varios meses—. Por eso creo que trabajar en una oficina sería estar matándome metafóricamente —y podríamos decir que literalmente también—.
Creo que las personas creativas nacimos para otro tipo de vida y la rutina impuesta no es lo nuestro. Necesitamos de ciertas estimulaciones artísticas que se activan con ciertos cambios de aire, cambios de caminos, cambios de lectura y cambios de ambiente que logren afectar positivamente nuestra sensibilidad.
Creo que este mundo impuesto socialmente nos hace daño a todos. Las obligaciones siempre están superpuestas sobre nuestras pasiones o hobbies y eso, creo yo, nos hace humanos más tristes en un mundo rutinario y aburrido.

La Feria del libro en La Rural, Buenos Aires.

Propongo salir de la esfera y apartarse de la homogeneidad rutinaria. Encontrar y perderse en lo que más nos gusta hacer... animarse a probar algo distinto o salir a caminar por otro lugar.
Los gustos populares, la moda y todo aquello que nos acumula al montón, maquilla quien realmente somos. Por eso mucha gente aún no sabe qué es lo que le gusta, qué es lo que le interesa, qué es lo que quiere estudiar, quién quiere ser o cuál es su talento. Están perdidos en lo mismo, en lo homogéneo.

Esas dos tortugas siempre están ahí, en el Parque Centenario, Buenos Aires.

Creo que todos nacimos con habilidades y gustos distintos, capaces de diferenciarse de los demás para poder especializarse en algo y aportarlo a la comunidad y al mundo. Sentirse inútil es solo un efecto de estar siempre en el mismo lugar y no atreverse a descubrirse a uno/a mismo/a. Volvámonos antirutinarios/as.

Este perro vive en Caminito, La Boca y cada vez que alguien se le acerca se hace el lindo.

2 comentarios:

  1. ¡Hola, Aylu!
    Me gusto mucho tu escrito, y las imágenes que lo acompañan.
    Creo que tenes razón en lo que escribís. Nos vemos inmersos en un mundo con una rutina estipulada: colegio, universidad, trabajo, matrimonio, hijos, mas trabajo, etc... a veces tienen algunas variaciones pero en si, la vida de una persona suele resumirse a eso, o eso es lo que la mayoría espera... como si uno solo pudiera estudiar una sola cosa (tengo 26 años, media carrera universitaria, 2 cursos de hoteleria, 2 idiomas, 3 cursos de masajes), como si solo se nos permitiera tener UNA vocación... y no todos queremos casarnos, o tener hijos. O tener una vida "normal".
    Pero esta vida/rutina no esta programada para aquellos que no queremos esa vida normal, entonces cuando nos damos cuenta, estamos perdidos, a la deriva, sin saber qué hacer y nos convertimos en los "casos perdidos" pero creo que no tiene nada de malo, creo que eso nos hace querer esforzarnos mas por buscar nuestra forma de vivir sin una rutina estipulada.

    Besos
    Male

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy lindo tu comentario Male, toda la razón :)♥

      Eliminar