25 ene. 2016

Viajes: El mar

31 comentarios:
Mientras espero a que se me sequen las acuarelas que pinté en mi cuaderno, me pongo a escribir algo para ustedes. En realidad estoy escribiendo lo que en un momento fue solo mío y que solo podía oír en mi cabeza.
Me fui veinte días a la costa con una amiga, mi hermana y su familia y me reencontré una vez más con uno de mis mejores amigos: el mar. ¿Sabían que amo nadar, sobre todo en el mar? ¿Y que una vez casi pierdo la vida ahí? Si no fuera porque luché contra la corriente hasta el cansancio, hoy no estaría acá escribiendo esto.



Cuando era chiquita intentaba observar a lo lejos, a ver si más allá de esa perfecta línea horizontal que parece infinita y parte el agua del cielo, llegaba a percibir algún país como China, Australia o el continente africano. Siempre me preguntaba qué pasaría si nadaba hasta el otro lado, ¿llegaría a alguno de esos destinos o llegaría a una isla desconocida? ¿Qué haría si hay tiburones, o hay tormenta, o se hace de noche? ¿Podría ver a los delfines de cerca? Mamá me dijo que nunca lo hiciera porque según ella me iba a ahogar. Yo nunca le tuve miedo, y por más que insistiera en que no me metiera muy al fondo y le tuviera respeto, yo sentía al mar como un amigo. Un día me confié demasiado de él y la cosa no terminó muy bien.

Siempre vi al mar como símbolo de rebeldía y libertad. Inestable y dudoso; no se sabe cómo va a amanecer al día siguiente, pero de seguro que de una forma distinta. Incluso puede cambiar y revertir su estado de ánimo y sus movimientos en pocos minutos. Sus dos compañeros son el viento y la arena y posee grandes y pequeños huéspedes dentro de sí. A veces revoltoso y gris, a veces sereno y azul, se arrastra hacia la orilla con fuerza. Se podría pensar que de vez en cuando tiene ganas de vengarse de quien lo contamina, o que quiere llegar a la orilla para tocar nuestros pies y conocernos mejor.
Tal vez quiera hacer un poco de las dos cosas, tiene sus razones.
Salado, fresco, espumoso y peligroso. Intenta llevarse todo y arrastra lo que toca y atrapa, pero también devuelve y regala cosas que ya no necesita.


El otro día me senté sobre la arena en la orilla y lo contemplé. Pensé en lo hermoso que se sentía estar descalza y con los pelos al aire (esto va para Pupii), con arena hasta en los oídos. El ruido de las olas al romper me hizo sentir melancólica y la brisa salada que me rozó la cara provocó que sintiera nostalgia. Pensé que el mar es otra parte de la naturaleza incomprendida por el ser humano, o por lo menos, es otra de nuestras tantas víctimas. Le quitamos lo que tiene, lo alteramos y a cambio lo llenamos de plásticos y bolsas. ¿Qué hubiera pasado si nosotros no hubiésemos existido? ¿Existiría el mar? ¿Vendría hasta la orilla con fuerza o viviría sereno?


Durante algunos días que me quedé, mientras el sol se ponía, no podía evitar inclinarme y levantar los vasos, las bolsas y los plásticos que la gente que venía a vacacionar tiraba en la arena. Hasta vi más basura que caracoles y más cigarrillos que piedritas. Me pregunto qué pensará esa gente en el momento en que deja caer sus desechos a la arena, o entierra el pucho para que se apague.

A veces creo que soy la única que ve al mar sufrir cada vez que se lleva algo nuestro. Y pensar que si todos los seres humanos, en todo el mundo, fuésemos conscientes y responsables de lo que hacemos, tal vez él hoy estaría más azul y tal vez los animales marinos serían más felices.

Amanecer del 16 de enero.


Ver y escuchar al mar me hizo sentir bien y mal a la vez. Siento que admiro y aprecio lo bello que es y eso me hace sentir inspirada. Si creería en las reencarnaciones, estaría segura que en otra vida fui ballena o delfín, o capaz un lobo marino o quién sabe, capaz fui una almeja; y por eso siento que lo amo y que me encanta. El mar es majestuoso e increíble, siempre está en constante movimiento y dentro de sí lleva cantidades de sorpresas y tesoros que tal vez jamás nos animemos a encontrar.

El mar y su inestabilidad es otra muestra de que vivimos en un mundo increíble. Porque no hay nada más hermoso y único que la naturaleza.


Leer más...
Leer más...

1 ene. 2016

Inspiración: La fotografía y el arte urbano

24 comentarios:
Si alguna vez entraron a mi galería de fotos o me conocen personalmente, sabrán que me apasiona la fotografía y en especial la urbana. Me encanta salir por la ciudad y sacarle fotos espontáneamente a la gente haciendo cosas. 


Nunca estudié fotografía, pero es una de las cosas que más me apasionan —junto con la escritura y los viajes—, y de hecho, creo que la fotografía urbana es de las mejores, más bonitas, espontáneas y desprolijas en el mejor sentido. No es fácil sacar buenas fotos urbanas y creo que yo no lo hago bien, en realidad soy un desastre haciéndolo porque nunca consigo capturar el momento que quiero o me da vergüenza pedirle permiso a la gente, entonces intento hacerlo media escondida para que no se enojen —una vez un chico me hizo fuck you, pero la mayoría cuando me ve, sonríe. Ah y una vez caminando por Palermo, un hombre que estaba con, al parecer su pareja, me pidió que los fotografiara (?)—.


Estudio y admiro a la sociedad, y me fascinan las ciudades, los edificios y todo lo que pasa por ahí en el espacio público. Pero si hay algo que me vuelve loca además de eso es el arte urbano. Hace unas semanas fui al barrio de San Telmo en la ciudad de Buenos Aires y me encontré con murales fantásticos.

Como estos.

¿Por qué tanta belleza en la ciudad?

El arte, junto con la música, son unas de las cosas más hermosas, puras y liberadoras que el ser humano pudo haber creado. Ciudades llenas de arte y música son ciudades que poseen sociedades que se expresan... sociedades libres.
Y la combinación de espacio público + gente + arte + fotografía es una de mis mezclas favoritas.



No me decidía sobre qué escribir un primero de enero, pero como tenía muchas ganas de compartir estas fotos que saqué hace unas semanas en San Telmo, pensé que sería ideal empezar el año con un poco de arte e inspiración.
Les deseo lo mejor para estos nuevos días que se viene y ah... ¡Me fui de vacaciones a la costa con mi amiga! Feliz año y felices vacaciones a todos... ¡A disfrutar!


Por unas semanas tal vez no ande mucho por acá, pero sí voy a estar siempre en twitter así que para los que quieren leer mis boludeces, los invito a que nos sigamos (@bosquenevado).
Leer más...
Leer más...