18 abr. 2015

Reflexiones filosóficas: ¿Por qué estamos acá?

10 comentarios:
Hoy inauguramos una nueva sección en el blog (sí, creo que los estoy hartando con nuevas secciones, y más porque nunca escribo de lo mismo) y trata sobre algo que me encanta y que tengo ganas de compartirlo con ustedes desde hace rato. El mundo de Aylu fue pensado también para compartir reflexiones y hacernos filosofar y hoy llegó el día de comenzar con eso.

Me considero una persona bastante reflexiva y analítica, me gusta pensar las cosas (a veces me canso de ello) y me gusta abrir mi mente, conocer cosas nuevas, preguntarme sobre absolutamente todo y encontrar las respuestas. Y ojo, no hay respuestas para todo -o eso creo yo ahora-.
Sé que no a todo el mundo le gusta la filosofía y más de uno debe creer que es aburrida y no sirve para nada, pero déjenme decirles que la filosofía constantemente está rodeándonos e incluso ella fue la madre de todas las ciencias. Sí, la madre de las ciencias naturales, exactas, sociales, etc. Todas. Es decir que sin ella, hoy no tendríamos a ninguna y nosotros más o menos no nos hubiésemos desarrollado intelectualmente ni científicamente. No seríamos nada.
Hacemos filosofía desde que somos niños: "-¿Mamá, por qué el cielo es celeste?", "-Papá, ¿por qué el sol es brillante?" Preguntas y más preguntas... el pensar, el reflexionar, el hablar con uno mismo... eso, eso es filosofía. Y aun así, nunca dejamos de hacer filosofía, ¿o me van a decir que nunca en su vida se pusieron a pensar sobre algo que les pasó y se preguntaron por tales cosas?

Creé esta sección con el fin de que todos podamos encontrarle sentido a algunas preguntas y sobre todo a la vida. Me encanta charlar sobre estas cosas y debatir sobre los temas que nos rodean a nosotros, los seres humanos.

Sé muy bien que cada vez que entran a mi blog se sienten totalmente desorientados, porque nunca encuentran un post igual a otro ni mucho menos un tema definido. Ya sé, soy un desastre y eso suma un punto en contra a mi blog, porque no es bueno no tener un tema definido del qué escribir. Pero es que es más fuerte que yo el hecho de que me gusta de todo un poco y que amo leer y escribir de todo un poco. Así que bueno, tendrán que acostumbrarse e intentar adaptarse al hermoso quilombo de El mundo de Aylu. Y sí, así es mi mundo.

¿Por qué estamos acá?

Creo habérmelo preguntado más de una vez. Y no, no hablo de "acá" refiriéndome a mi blog o a internet; hablo de acá de la vida, de este lugar... de este planeta, de este universo.
¿Por qué llegamos a parar acá y no en otro lugar? ¿Hay otro lugar? ¿Podríamos haber llegado a parar a otro? ¿Y por qué no lo hicimos y vinimos acá? ¿Con qué fin? ¿Para qué? ¿Por qué nacimos acá y así? ¿Qué somos? ¿Por qué somos así?

Creo recordar que desde chiquita el pensamiento de que "nacimos porque tenemos una misión que cumplir en este mundo" se inculcó mucho en mi mente. O el "nacimos para vivir y hay que disfrutar la vida..." ¿quién alguna vez no escuchó o dijo eso?
Para ciertas personas, desde la perspectiva científica, nacemos, nos desarrollamos y morimos. ¿Es del todo cierto? No voy a contradecirla, pero creo que hay un mucho más entre medio de esas palabras. Somos seres humanos que necesitamos encontrarle el sentido a las cosas o sino nos volvemos locos, necesitamos comprobar, creer y entender, ¿sino qué sería de nosotros?

Yo creo que todos los seres humanos somos distintos uno del otro, o como dice mi profesor de Pensamiento Científico: "somos seres singulares". No hay nadie igual a nosotros, NADIE. Por lo tanto, nuestros pensamientos, experiencias y saberes tampoco son iguales a los demás, y eso, déjenme decirles que es una de las cosas más hermosas que nosotros los seres humanos poseemos: el ser distintos.
Si todos tenemos la capacidad de ser distintos y hacer-gustar-pensar cosas distintas, eso quiere decir que todos vinimos acá para hacer algo diferente.

A fulana le gustan los animales y quiere ser veterinaria para salvarlos, a fulano le gusta la medicina y sueña con salvar a la gente de enfermedades, a mengana le gusta la psicología y le gustaría tratar a la gente y ayudarlos con sus problemas. A Carlitos le gusta la ingeniería y está estudiando eso en la UBA porque quiere en un futuro desarrollar y diseñar estructuras físicas y teóricas para beneficiar a la sociedad y a las industrias. A Aylén le gusta escribir y viajar y está estudiando Comunicación Social para ser periodista de viajes, para viajar por el mundo, conocer a la gente, comunicar y ayudarla (????, a Juan le gustan las series de crímenes y hasta hace poco probó matar a alguien y le encantó (?). Okay no, vayamos al caso.

¿Se dan cuenta de que todos tenemos aspiraciones distintas? ¿Por qué será eso? ¿En realidad vinimos con una misión?
No lo sé, ¿misión, pero de qué misión me estás hablando? ¿Yo sí o sí tengo que cumplirla antes de irme de este mundo? ¿Y si no la cumplo, no me voy?
No lo sé.
Esta pregunta volvió a surgir en mi cabeza ayer por la tarde cuando viajaba en el auto y escuchaba If i lose my self de Alesso mientras miraba a la gente de la calle por la ventana. Algunos caminaban, otros andaban en bici, muchos entraban a comprar en los negocios... otros salían de ahí con las bolsas de comprar. Vi a nenes jugando, a un señor llevando un carrito con una garrafa de gas, vi gente manejando autos, personas utilizando el teléfono celular dentro de los colectivos... vi de todo y me pregunté para qué estábamos acá.
¿Simplemente estamos? ¿Por qué estamos y por qué somos así? ¿En dónde estamos? ¿Y por qué transformamos y cambiamos el lugar en donde estamos? Antes los autos no existían, tampoco los colectivos, ni los celulares...
¿Vinimos acá para morir? ¿Para consumirnos? ¿Para distraernos e irnos lo más rápido posible? ¿En realidad sabemos lo que es vivir? ¿Somos felices? ¿Y si en realidad no estamos acá y todo es una ilusión? ¿Cómo saberlo?

Podemos reflejar la diferencia en los colores y en los mundos. Yo creo que todas las personas estamos llenas de colores de todos los tonos y gamas. Imagínenselo, ¿no sería divertido ver a las personas por el color que reflejan, por los colores que son? Yo me buscaría a una persona que tenga todos los colores del arcoiris, por supuesto. Y si tiene un poquito de negro y blanco mejor, siempre es bueno el equilibrio, nunca es bueno que todo sea lindo y color de rosa. Tampoco tan oscuro ni tan claro...

También las personas somos mundos, ¿no? ¿Alguien más piensa así como yo? Cada uno con sus gustos, pasiones, pensamientos, hobbies, virtudes y defectos, locuras, ganas, humor, personalidad... ¿no les parece? Y creo también que nunca terminamos de conocernos ni mucho menos conocer la vida o el lugar en el que estamos... casi siempre estamos ocupados en otras cosas.

El punto es, que cada vez que me pongo a pensar el por qué estamos acá, me pongo a pensar en mí y en lo que quiero hacer. La vida no es del todo hermosa y estamos llenos de cosas feas, pero también hay cosas lindas.

Siempre digo y pienso el por qué las personas que dicen no creer en Dios aseguran de que no existe porque hay guerras, hambre y sufrimiento y él no hace nada para detenerlos. ¿No piensan que los que hacemos esas cosas somos nosotros y no él?
¿Y las cosas buenas, qué? ¿Acaso en este mundo no existen las cosas buenas y hermosas?
Claramente existe un bien y un mal, ¿pero por qué siempre le dan importancia al mal y acusan a Dios y su existencia? ¿Por qué no ven las cosas buenas? ¿No se dan cuenta de que somos seres débiles e inferiores?
Siempre nos creímos superiores, grave error. Tendremos la capacidad de razonar y de inventar cosas... tenemos mucho y aún así por vivir en una diminuta partecita del infinito universo nos lo creemos todo, qué irónico. Y ni siquiera terminamos de conocerlo todo y aún así aseguramos que hay cosas que no existen. No podemos ser tan inútiles, por favor.
Piensen: el mundo es una mierda, hay de todo y estamos rodeado de mal y cosas feas; pero también existe el bien y las cosas buenas, ¿o me vas a decir que no?
Es un tema bastante interesante que podríamos seguir debatiéndolo en otro post (?).

Puede que estemos acá por una misión, también puede que estemos acá para vivir, disfrutar de la vida y luego morir. Pero también estamos acá para hacer cosas, para movernos, para crecer, para compartir, para experimentar, para reír, para aportar un granito de arena con nuestros colores, gustos, pasiones y todo nuestro mundo.
Podemos compartir nuestro mundo con los demás y hacer las cosas un poco más lindas. No importa cómo. Todos tenemos una pasión y algo que hacer acá, hay que descubrirse y conocerse a sí mismo, y la filosofía puede ayudarte mucho en eso. ¿Qué es lo que te gusta? ¿Qué es lo que querés? ¿Qué es lo que te gustaría hacer? ¿Qué te hace bien y mal? ¿Qué necesitás?

Vinimos para hacer muchas cosas, y creo que una vida no nos alcanza para hacerlo todo. Vinimos para conocernos y conocer el mundo, vinimos para ser felices y tristes, vinimos porque no lo pedimos y no nos quedó otra que venir. En realidad puede que nunca sepamos por qué vinimos acá, pero hay que darle la vuelta y encontrarle un sentido. Cada uno puede darle uno distinto, porque después de todo somos seres singulares, ¿o no?

Mi conclusión final es, que si día a día nos dedicamos a autoconocernos, autoencontrarnos y autodescubrirnos, vamos a encontrar eso que queremos y vamos a entender el por qué estamos acá.
Yo por lo menos ya lo sé, y estoy muy feliz por eso. Es mi motivación de todos los días y mis ganas de vivir siempre.

Buen fin de semana<3.

¿Necesitás inspiración?

Hace unas semanas escribí un mini e-book sobre inspiración que se titula: "Encontrá eso que te inspira" y lo podes descargar totalmente gratis -bueno, algo así, es cambio de un tuit- en este enlace.


¡Fui entrevistada!

Creo que ya lo comenté una vez por acá pero quiero volver a hacerlo, simplemente todavía no lo supero y me pone muy feliz haber sido entrevistada por alguien. En ella pueden leer un poco sobre lo que escribo y algunos consejos para las personas que también lo hacen. Pueden pasar a leerla acá.


Pequeño adelanto del próximo post:

Estoy con muchas ganas de escribir más crónicas universitarias por acá así que seguramente el próximo se viene algo con experiencias, consejos y respuestas a algunas preguntas que me hicieron en los comentarios. Así que prepárense (?).
Leer más...
Leer más...

11 abr. 2015

Reseña literaria: Perpetua de Vanina Rodríguez

19 comentarios:
Hace unos meses atrás me gané Perpetua en un concurso, no recuerdo cuál, pero me lo gané y me puse muy contenta (por lo general no soy de lograr triunfos como este, así que me sentí con suerte). Me contacté con Vanina, la autora de este libro, y quedamos en encontrarnos para que lo retirara. Déjenme decirles que me encantó conocerla y charlar con ella, incluso hasta me lo firmó, quedé re contenta. Y mejor todavía, me vino con un marcador de página y un regalito extra, ¡Gracias Vanina por la buena onda!


Título: Perpetua
Autora: Vanina Rodríguez
Género: Fantasía
Editorial: Tinta Libre
Páginas: 325
Sinopsis
Abigail Flores es una joven de la época colonial convertida en vampiro por Alex, quien está obsesionado con ella y con lastimar a su familia, que dedicará su existencia a proteger a todos de él y de quienes intenten lastimarlos. No sola, aun cuando el maldito le arrebató lo que más amaba y, tras hacerlo, sus visitas intermitentes la dejaron con la sensación de que volvería cuando menos lo esperasen. Y así fue.
La mujer con la marca infinita había sido acusada de asesinato y ahora la policía la investigaba y dificultaba su anonimato. Aunque peores cosas sucedían en el mundo, en su familia, y más con todas esas chicas desapareciendo...
El pasado había llamado a su puerta una vez más, y esta vez, tuvo que encararlo. ¿Será la definitiva?
"Es una obra para niños, adolescentes o adultos, que disfruten la literatura fantástica y que deseen conocer los secretos de la familia de vampiros más importante de la Argentina, con sus amigos y enemigos, y por supuesto, muchísimo más..." (Fuente).
Sobre la autora

Es una joven escritora nacida en Lomas de Zamora que en los últimos años dividió su tiempo entre sus estudios y su pasión de toda la vida: la lectura y la escritura.
Si bien desde muy pequeña puso de manifiesto el gusto por la lectura y el placer por la escritura, fue recién en su adolescencia donde incursionó con ímpetu en el mundo literario redactando sus primeras novelas.
Reside en Avellaneda, desde donde nos ofreció sus primeras publicaciones: “Gemma” (2011, reimpresión 2014), “Perpetua” (2013) y “Gemma, todo por vos” (2014),tres novelas dedicadas a un público juvenil, con la esperanza de que éstas representen una puerta abierta para compartir con el mundo toda su obra. Fueron publicadas por Tinta Libre Ediciones.



Para serles sincera, sabía que me estaba encontrando con una novela fantástica y media "mitológica". Más que nada por su portada y por lo poco que sabía de ella. Después me vengo a enterar de que en ella habían vampiros y mi reacción fue tipo ¡no, vampiros no, por favor!
Estoy algo "asqueada" con estos seres, desde hace tiempo ya. Lo último que leí de ellos pero hasta ahí nomás fue en la saga de Los instrumentos mortales de Cazadores de sombras. Nunca más quise saber más nada de ellos porque ya me aburrían y no les veía sentido; no me atraen para nada.

La portada en sí nos demuestra sobre un porvenir histórico, urbano y algo antiguo. El nombre "Perpetua" nos da a entender que hay algo de cadenas eternas, y tiene razón.

Allá por el año 1807 mucho antes de que todos nosotros naciéramos (incluso antes de nuestros abuelos), Abigail Atkinson, a los diecisiete años, fue atacada por un vampiro. Para nuestra desgracia, lo primero que le dice él a ella es un "¡Hola, bonita!". Sí, bastante rarito de entrada.
Alex, el vampiro del que acabamos de hablar, es posesivo, obsesivo e irritante; tanto, que ni nosotros podríamos soportarlo.

Y si hay algo que me molesta de los vampiros, es su soberbia... su prepotencia. En la literatura juvenil (y no solo en la juvenil, también en otras, pero ahora nos centramos específicamente en ella), siempre se creyeron más que los humanos y sobre todo que las mujeres. Alex es un simple ejemplo de esto que les acabo de decir, él "eligió" a Abigail, la atacó y la condenó cruelmente a la eternidad, así porque él lo decidió. Bueno, pero vamos a centrarnos más en Perpetua y menos en los vampiros, por ahora.

Me gustó el narrador que escogió Vanina para relatar la historia, me encanta leer los que son en tercera persona, me dan la sensación de que no vamos a perdernos nada de lo que pasa y saca provecho de absolutamente todo. Sobre todo con los personajes, por supuesto.
Y no está de más decir que Perpetua se desarrolla en Argentina, especialmente en Buenos Aires y justo en lugares que conozco (amé eso, realmente amé eso). Sentir que estaba presente junto con los personajes, recorriendo ciertas calles de Buenos Aires... me gustó.
Otro punto a destacar, en este caso positivo, es que Vanina nos trajo una literatura literalmente argentina. Y eso, déjenme decirles, que es admirable. Me encanta cuando los autores argentinos escriben con nuestra lengua y dialecto (me incluyo, como podrán ver) y eso provocó en cierta parte que la historia se convirtiese en algo un poco más real e impactante.

Acá presumiendo un poco (?).

No quiero contarles mucho de la trama, suficiente tuvieron con la sinopsis y algo que les conté anteriormente, pero si gustan de las historias de vampiros, tienen que conocer a estos que son argentinos. SÍ, VAMPIROS ARGENTINOS SEÑORAS Y SEÑORES. Una genialidad, claro.
A demás, no solo vamos a encontrar fantasía en Perpetua, sino que también nos topamos con historia, mitos y símbolos (en el libro se destaca mucho el símbolo del infinito y el del sol negro, ambos con significados importantes dentro de él).
Todo este juego entre fantasía, historia, antigüedad, actualidad; provocaron que Perpetua tuviera ese toque realista, como que Vanina nos está contando el secreto de que realmente existen los vampiros y en especial acá en Argentina *sale corriendo y se encierra en la pieza*.

Si bien todo eso que dije está bueno, hay cosas que no me gustaron. En principio, la historia nunca me terminó de atrapar y en ciertos momentos me disgustó, no se me hizo placentero leerla. En el comienzo los diálogos no me convencían, pero después terminé amándolos y entendí por qué estaban escritos de tal manera; lo mismo me pasó con la narración y las descripciones: después todo me terminó cerrando bien, no había otra forma de que la autora los escribiera perfectamente.
Habían muchos nombres, muchos personajes que me marearon a lo largo de la lectura; me perdía, me confundía y me cansaban. Hubo veces que hasta creí desconocerlos y necesitaba volver atrás para entender quién era o quién estaba hablando, me perdía por completo. Pero yo creo que eso es algo normal cuando una novela nos trae una familia: en este caso la de Abigail, quien lucha por protegerlos. Y claro, vengan a hablarme de que acá los argentinos no tenemos familia, ¿o no?

Los vampiros todo el tiempo terminaron irritándome, tanto que no creo que volvería a leer una sola hoja en donde vuelvan a aparecer. No, simplemente, no quiero saber más nada con ellos. En especial con Alex, no, por favor. Ojalá nunca se me aparezca y me diga "bonita" porque me muero ahora mismo.
En fin, no creo que Perpetua me haya convencido del todo, no me gustó mucho y esperaba a que me atrapara más. No soy una gran fan de la fantasía, pero de vez en cuando me gusta y es por eso que le di una oportunidad a este libro. Pero creo que no era mi momento para leerlo, tal vez si lo leía un año antes o un año después, puede de que me gustara un poco más (aunque los vampiros me irritarían de igual forma).

Deberías de leer Perpetua si optás por una fantasía distinta, con una mezcla entre una historia fantástica realista, con juegos entre pasado y actualidad, con vampiros y sangre, con amor y dolor... con eternidad. Si buscas eso, Perpetua te lo puede dar.

Por lo que sé el libro tiene dos continuaciones confirmadas y por lo visto un cuarto libro, así que al parecer Vanina nos trae una saga completa de vampiros argentinos que promete dar mucho más. Pero sinceramente para mi gusto, no es lo mío y no creo que quiera saber qué más podría pasar con los Atkinson, ni con Abi, ni con ninguno de ellos. Nadie ni nada logró atraparme y por eso me sentí todo el tiempo frustrada al leerlo. No sé si valió mucho la pena.

En fin, está de más felicitar a Vanina por su increíble imaginación y habilidad para plasmar la historia en lo que ahora es su libro, otro de sus sueños hechos realidad. Sé lo hermoso y gratificante que debe ser publicar una obra y que los demás lo lean y la compartan.

Y para finalizar mi reseña, les dejo mi calificación:

Calificación:

¡Buen fin de semana!
Leer más...
Leer más...

7 abr. 2015

Crónicas universitarias: mi primer día en la universidad

31 comentarios:


Anuncio del 27/03/16: Una vez que hayas terminado de leer este post, recomiendo que leas: "Segundo primer día en la universidad".


Desde siempre me dio curiosidad saber cómo era el mundo universitario y cómo era ser parte de él. Siempre quise leer a alguien que escribiera sobre eso y todas sus experiencias y consejos... como no encontré nunca a nadie, hoy decido hacerlo yo. Con este post inauguramos la sección de Crónicas Universitarias, un pequeño espacio en El mundo de Aylu en el que seguramente vas a encontrar desde experiencias, consejos, anécdotas y hasta momentos bizarros (como algo que van leer ahora) dentro de mi universidad.

Ça va aller, haveakitkath: Reviewing for my Obligations and... | via Tumblr
Foto: Weheartit (no, no es mía lamentablemente, a este post se me complicó un poco ilustrarlo jojo).

No sé muy bien cómo empezar este post. Vengo preparando la sección de Crónicas Universitarias más o menos desde diciembre, ya tenía pensado todo cómo iba a ser y qué era lo que iba a escribir; y no puedo creer que por fin llegó el día.
En realidad, no puedo creer que por fin llegó el día más esperado de mi vida (?) (sepan que siempre fui como una especie de Lisa Simpson con respecto a estudios y futuro). Más o menos desde antes de empezar la primaria yo ya quería entrar en la universidad y estudiar eso que me apasionaba. Sí, literalmente.
Vengo soñando esto desde hace mucho ya: empezar mi carrera, empezar a estudiar lo que yo elegí: COMUNICACIÓN.

Comunicólogo  | via Facebook

Todavía tengo recuerdos sobre mi primer día de clases en la primaria, y también el de la secundaria: no los olvido más.

Me acuerdo cuando empecé primer grado y tenía seis años, mamá me hizo dos trencitas y yo estaba contenta. Tenía mi mochila a carrito que mi tía me había regalado para mi cumpleaños, tenía el uniforme bien limpio y planchado y las zapatillas negras me apretaban tanto que me dolían los pies y eso me ponía incómoda y nerviosa. Fuimos en auto, el colegio me quedaba cerca... pero yo tenía algo de miedo, no sabía muy bien a dónde iba ni qué era lo que me esperaba.
Llegué, había mucha gente afuera... una mujer se acercó a hablar con mi mamá y al parecer, ella la conocía. No me olvido más de sus palabras: "¿Y tu nena qué grado empieza?" Preguntó. "Primer grado, tiene seis años" le contestó mi mamá. "¡Ay, pero qué grande que está!". Yo ese día me pregunté qué era ser grande.
¿En serio empezar primer grado era ser grande? Pero si yo veía chicos y chicas más grandes que yo a mi alrededor... yo veía que mi hermana mayor era más grande, incluso hasta mi mamá y mi papá.
Y recuerdo que pensaba: no, no soy grande. Voy a ser grande cuando sea más alta, cuando esté en otros años o cuando tenga un trabajo. Sí, exactamente así había sido mi pensamiento. Me sentía chica, era chica... pero estaba comenzando una gran etapa. Y me dolía la panza, sí, ese día estaba nerviosa y me dolía tanto que en un momento me asusté y me dieron ganas de llorar... me quería ir: y deseaba con toda mi alma que mi mamá me dejara de sacar fotos. Me persiguió hasta en el aula con los flashes.

Mi primer día de secundaria fue casi parecido, solamente que esta vez no se apareció ninguna mujer que me dijera: "¡Qué grande que está!" y mamá no me sacó una foto. Tampoco llevé trencitas ni ninguna mochila a carrito.
Cuando empecé primer año (séptimo en aquel momento) no me sentía tan nerviosa como aquella primera vez que pisé un colegio. Anteriormente venía viviendo varias mudanzas y cambios de escuela, cosa que "empezar algo nuevo" ya no me preocupaba tanto. Aunque sí, me dolía la panza pero era más que nada por ansiedad, creo yo. Recuerdo que hasta la primer materia que tuve fue lengua, y que la maestra empezó a decir que íbamos a leer El principito... también me acuerdo que en el primer recreo no estuve sola, y tampoco los siguientes, ni mucho menos los últimos del último año de secundaria.

Sí, tengo muchísimos recuerdos imborrables en todo mi transcurso del "sistema educativo". Y si me pongo a escribirlos jamás voy a terminar. El caso es, que hoy quiero contarles cómo fue mi primer día en la universidad, mi primer día como universitaria.

¡Al fin! Diría mi yo de diez años.

La noche anterior no me sentía muy bien, estaba algo tensa y ansiosa... pero muy nerviosa. No podía creer que después de tanta espera y ansiedad, al fin iba a entrar a la carrera.
Ayer empecé el CBC (Ciclo Básico Común, o mejor dicho, mi primer año de la carrera) en la Universidad de Buenos Aires y déjenme decirles que amé la experiencia que tuve.

Me desperté a las seis de la mañana, no había dormido casi nada y me sentía cansada: genial, perfecto para empezar la facultad y justo en mi primer día. Desayuné, tomé el tren y leí algo mientras viajaba. Hasta ahí todo normal. Bajé del tren y crucé la calle para tomar el colectivo, venían miles y en 50 metros hay como cuatro paradas, de las cuales puedo usar todas. Entonces anduve corriendo de acá para allá, viendo en cuál me convenía esperar. Se acercó un colectivo, la gente lo paró, casi se nos va. Lo corremos.
En ese momento por fin me tranquilicé, ya estaba cerca y la vista de mi ciudad favorita me tranquilizaba: arte, arte por todas partes. Desde murales artísticos, hasta esculturas y grafittis. A demás, todo me es familiar, ya que gran parte de mi infancia la viví ahí.
Pasé por el colegio en el que empecé la primaria: sí, todo estaba exactamente igual como aquel día en el que empecé primer grado y esa señora había dicho que estaba grande. Pero pasé de seguido con el colectivo y ésta vez no me bajé ahí: algo más para grandes me esperaba.

Cuando me tocó bajar, me pasó algo que es muy normal en mí (soy una persona a la que en todo momento le pasan cosas vergonzosas o directamente me autohumillo, así con naturalidad). Resulta que al bajar no vi que había un cartel y me lo llevé puesto; claramente me di tremendo golpe en la cabeza y todos en la parada me vieron (incluso los de arriba del colectivo). Miré para todos lados y me empecé a reír, sola, por supuesto.

Cursaba a las 9:00 y eran las 9:01 y yo todavía no llegaba a la puerta. La facultad explotaba de chicos y chicas de mi edad, todos con caras raras, asustadas, indiferentes, confundidas y perdidas... pero todos estábamos por algo en común.
En un momento esperé a que mamá estuviera ahí para verme y reírse de mí, o que me sacara fotos o me hiciera dos trencitas o dos colitas como antes. Incluso hasta esperé a que una señora me dijera: ¡Qué grande que está! Pero no, ya nadie necesitaba decirlo porque claramente llegué a la parte en la que soy grande y tengo que manejarme con mis cosas de manera independiente.

OH POR DIOS, ¡YA SOY GRANDE!
"CUANDO SEA GRANDE VOY A SER..."
"CUANDO SEA GRANDE QUIERO ESTUDIAR..."
"CUANDO SEA GRANDE QUIERO HACER..."
Eso es ahora, y después también, claro.

Subí rápido las escaleras y entré al aula, la mayoría ya estaban sentados esperando al profesor y yo llegaba justo de horario (podría haber sido peor, por lo menos no llegué tarde). Y tuve suerte, porque Rocío (fue conmigo en la secundaria por 5 años) estaba ahí y por lo menos no me iba a sentir tan sola, después de todo.
Mi primer materia fue IPC (Introducción al pensamiento científico), la que anteriormente venía conociendo y con la que me llevé unas cuántas malas experiencias por UBAXXI (en mi anterior blog una vez conté lo que me pasó en el primer parcial, si me lo piden se los vuelvo a contar así todos nos reímos un poco). Me puse contenta, me había tocado una cátedra que nada que ver a UBAXXI y que por lo que vi, me iba a gustar mucho. Tiene una vista más filosófica y psicológica del conocimiento y pensamiento del hombre, no es tanta lógica ilógica como la otra cátedra.
¿Vieron que cuando uno va a la facultad tiene que hacer apuntes? Bueno, los míos fueron más o menos todos de frases filosóficas del profesor. Mi hoja está escrita más o menos así:


HOJA N°: Nervios 
FECHA: 06/05/15 (nótese que anoté mal el mes). 
Primer Clase. 
-Hermosas palabras motivadoras del profe a continuación: 
"Mientras más conocimientos, más vivencias, más experiencias acumulamos, más diferentes somos. Adquirimos rasgos singulares". 
"El que no interroga es el que no sabe". 
CBC = IGUALA CONOCIMIENTOS 
"Lo único que tenemos en común los seres humanos es que somos todos distintos". 
"La complementariedad es mejor que la similitud". 
"El ser humano busca diversidad, avanzar... no quiere morir". 
"Las creencias son más fuertes que el conocimiento".

Y de su clase salí inspirada. Teóricamente nos había dicho que todos estábamos en el CBC para nivelarnos, complementarnos, transformarnos y ser diferentes. Incluso hasta aseguró que lo que somos ahora, no vamos a ser cuando termináramos la carrera: la UBA nos va a transformar en profesionales e investigadores, en gente que gobernara el país dentro de unos años. Y sí, tiene razón, todos en algún momento lo gobernamos: están los músicos que gobiernan nuestra música, están los artistas que gobiernan nuestra arte y cultura, están los administradores que gobiernan nuestras empresas y están los comunicadores (futura yo) que gobiernan la sociedad (weee siii tomatelaaaa).

kjh
Aguante la Comunicación, PAPÁ.

Después de IPC me tocó cursar Semiología y lo primero que anoté fue lo que dijo la profesora a penas nos vio: "Bienvenidos a la Universidad de Buenos Aires, a preparase".
Lo que me gustó de ambos profesores es que le pusieron humor a sus clases, le pusieron onda. Es feo cuando vas y todo es serio y aburrido... no hay nada mejor que aprender entre risas, ¿no?
Mi otra parte preferida de ambas clases es que en un momento se pusieron a preguntar quiénes iban para tal carrera y quiénes para otra. En la clase de IPC no tuve ni una pizca de vergüenza en levantar la mano y decir COMUNICACIÓN SOCIAL con todo el orgullo. Y mucho mejor fue después ver la cara de ilusión y ternura del profesor al pronunciar después de mí: "Comunicación social... mirá".
Y la parte en que la profesora de Semiología preguntó: "¿A ver y la gente de Comunicación?" *levanta las dos manos y sonríe como psicópata*.

Si bien mi primer día fue lindo y las clases fueron divertidas, voy a tomar a esta experiencia con pinzas porque no creo que se mantenga así el resto del cuatrimestre. Digo, todo el mundo cuando empezás la facultad te advierte: "todos los profesores al principio son copados, después son unos hijos de puta". Y bueno, quiero ver qué tan real lo es.
Ayer volví de mi casa contenta pero cansada, con muchas ganas de empezar a escribir eso que tanto quería para esta sección y que creo que puede servirle a mi yo del pasado y por qué no a alguno de ustedes. Por lo menos para entretenerlos un rato. Crónicas Universitarias está para eso, para que contemos cosas, nos riamos de nosotros mismos (en especial de mí) y compartamos experiencias y anécdotas en los comentarios.

Estoy muy contenta por comenzar por fin este largo camino a mi perfeccionamiento y aprendizaje dentro de las Ciencias de la Comunicación. Porque si les soy sincera, yo ya me siento Comunicadora, siento que lo soy y me gusta eso, porque realmente me apasiona.
Chicos, creo que estoy enamorada de lo que voy a estudiar *vamos a ver cuánto me dura el amor*.

¿Ustedes ya empezaron la facultad? ¿Cómo les fue en su primer día? ¿Se golpearon la cabeza después de bajar del bondi como yo? Vamos, cuenten así nos reímos.

Anuncio del 27/03/16: Una vez que hayas terminado de leer este post, recomiendo que leas: "Segundo primer día en la universidad".


Leer más...
Leer más...

1 abr. 2015

Inspiración: 5 Cosas que me inspiran + Mini E-book gratis: "Encontrá eso que te inspira"

28 comentarios:
http://c--o-l-a.tumblr.com/

Hoy miércoles, empezando abril y el fin de semana largo de pascuas y semana santa, se me dio por escribir algo que comparta inspiración (también les traje un regalito para que lo lean en este hermoso fin de semana largo que se nos viene), ¿y cómo mejor que mostrándoles todo lo que me inspira? Hice una recopilación de un poco de todo lo que me motiva, inspira e impulsa a escribir y a sentirme bien; sobre todo a crecer mi creatividad.
Capaz que no es lo que estén buscando, pero puede que algo de todo esto les venga bien a ustedes y podamos contagiarnos un poco de buena onda.

Acá vamos:

1. Una persona:
Aniko Villalba

aniko-villalba-bio

Aniko Villalba es una escritora y viajera argentina de 29 años que estudió Comunicación Social y durante toda su vida siempre tuvo un sueño: viajar por el mundo. A sus 22 años cuando dio su último final en la facultad, agarró una mochila, los ahorros de toda su vida y se largó a viajar -con miedo, por supuesto-, pero desde ahí no pudo parar. Al poco tiempo pudo combinar los viajes con la escritura (sus pasiones) y hoy se dedica y vive de eso. Sí, escribe y viaja y ese es su trabajo y estilo de vida.
La conocí el año pasado mediante su blog Viajandoporahí, y déjenme decirles que me enamoré de su forma de escribir. Esta mujer es realmente inspiradora y la admiro demasiado. Es una modelo a seguir para mí, porque gracias a ella descubrí que lo que amo sí es posible.

Foto: gigigriffis.com

Aniko recorrió parte de América, gran parte de Asia y Europa y actualmente está viviendo en Francia. Para Julio vuelve a Buenos Aires y no puedo esperar por conocerla en persona y decirle lo mucho que la admiro y lo mucho que me inspira; ya sea con sus relatos, sus fotografías, sus experiencias, sus blogs y su forma de ser. Aniko es única y la adoro demasiado.
Escribió un libro sobre viajes y pueden comprarlo en su tienda. Yo diría que ya mismo entren a su blog y la conozcan, no se van a arrepentir.

Acá está, posando para la foto.

2. Música:
The Nights - Avicii





Desde que lo conocí que no puedo dejar de escucharlo. Sobre todo de mirar el video. Mírenlo, ¿no es perfecto? El tema, la letra, el video, todo. Me gusta la electrónica y Avicii tiene muy buenos temas, pero este superó a todos. Cada vez que lo escucho no puedo evitar sentirme bien, lo que me transmite esta canción es pura alegría, inspiración y optimismo. Además, ¿conocen al chico del video? Es Rory Kramer, no se sabe muy bien quién es o qué hace, pero el tipo tiene las cosas muy bien claras: vivir, soñar, inspirar, crear y disfrutar la vida. Pasen por su canal de youtube que tiene muy buenos videos, además, te hace reír, ¿algo mejor? Yo me quiero casar con él (?).



3. Grupo de personas:
viajeros, músicos, artistas, escritores y comediantes



Cuando conocía a Aniko, también conocí a muchísimos otros viajeros argentinos que lograron ganarse una parte de mi corazón. Algunos de ellos conocidos, otros no tan conocidos: pero todos viajan. Y lo hacen porque es su pasión y siempre fue su sueño. Todos ellos están en La Comunidad Viajera y en Mochileros Argentina, aunque también está el blog de Nelson Mochilero. Ahí sí que te dan ganas de agarrar una mochila y no volver más.

Además de viajeros, me inspiran los músicos callejeros. ¿A nadie le pasó que andaba medio triste viajando por la vía pública y de repente se cruzó con alguien cantando o tocando algo y sonrió? Bueno, a mi me pasa de vez en cuando, cuando viajo en tren o subte. Realmente pienso que estas personas son una fuente de inspiración con tan solo compartir con gente desconocida su talento. Capaz que por unas monedas o capaz que por nada, pero ellos siempre están ahí para musicalizar el ambiente repleto de pokers faces.

Fran Meneses, ilustradora chilena.

También están los artistas (en realidad todos los que mencioné en este subtítulo son artistas, pero si no lo escribía así nos los íbamos a diferenciar). Los artistas de la pintura, del dibujo, del arte visual y audiovisual... esos me llenan el alma y siempre me sacan una sonrisa. No hay nada mejor que el arte.

Acá algo de ellos:


Amo las ilustraciones de Sarah Andersen, me identifican mucho y a demás me hacen reír.



Y acá tenemos devuelta a Fran, que la recontra quiero<3.



Una de las tantas ilustraciones que amo de Sara Fratini<3.


Y bueno, acá también está presente el genio de Y, viste como es.

Escritores, oh, cuánto nos amo (?). Me encanta husmear por ahí y encontrar escritores de distintos géneros y sus blogs, capaz que aún no publicaron un libro, pero ellos escriben porque les gusta y aman hacerlo. Con eso ya son escritores. En mi lista están Aniko (ya mencionada) y Lorena del blog Thedailyprosumer.

Y claro, acá también hay espacio para los comediantes y déjenme decirles que AMO a estas personas con toda mi alma. La gente que hace reír y le gusta hacerlo, es lo mejor que puede haber en el mundo. Reír, sonreír, ¿qué cosa hermosa, no?
Decidí poner a una sola persona acá, en esta parte. En realidad es youtuber, aunque no sé si él se considera como tal, según él es "el boludo que hace videos en youtube". Para mí es un genio que hace reír a la gente, y por eso creo que se merece esta partecita del post. ¿Alguien conoce a Alfredito?




4. Mi agenda y un libro:
El mundo de Sofía

Primero que nada déjenme presentarles a mi hermosa agenta 2015 que me compré en Bariloche durante mi viaje de egresados, ¿no es hermosa? Vengo escribiendo en ella todos los días desde que empezó el año y no me canso. Realmente me enamoré de ella.


Y bueno, a mí los libros también me inspiran, ¿a quién no? En este caso actualmente hay uno en particular y trata sobre la historia de la filosofía (qué aburrido, pensarán). El mundo de Sofía es un libro increíble, repleto de pensamientos, preguntas y respuestas, ideas, inspiración, reflexiones y mucha pero mucha filosofía e historia. Muy pronto van a poder leer la reseña acá en mi blog.



5. Redes sociales:
Tumblr y Weheartit



Seguramente las conozcan, estoy en estas redes sociales desde 2011/2012 más o menos cuando fueron el boom. Y desde ese día no pude parar. Soy una persona que le encanta la fotografía, el arte, las frases y todas esas cosas que solo podes encontrar en Tumblr o Wehearit. Todos los días las uso, son como mi dosis diaria de inspiración y motivación.


Mini e-book: "Encontrá eso que te inspira"


Y llegando al final, les dejo mi primer "mini" E-book sobre inspiración: "Encontrá eso que te inspira". Lo van a poder descargar a cambio de un tuit suyo (soy re mala ya sé). Pero es un regalito que preparé solamente para ustedes y que espero que les venga bien. Últimamente anduve muy inspirada y necesitaba escribir mucho. Así que nada mejor como traerles esto, espero que les guste. Después me dicen qué tal (?)



 Por último, quería comentarles que fui entrevistada (todavía no lo creo, es demasiado para mí) y que acá pueden pasar a leer la entrevista. Ahí hablo sobre un poco de mis ideas, creatividad, novelas y lo que escribo y me interesa. Me sentí super contenta por saber que me tienen en cuenta, en serio *llora de emoción*.

Y bueno, eso es todo. Espero que tengan un buen fin de semana largo, que coman mucho chocolate y sean felices.

PD: este post me hizo laburar como nunca.


Viva ser blogger.
Leer más...
Leer más...